ODS4. UNICEF y UNESCO acompañan el regreso a clases en Argentina y piden generar las condiciones para sostener la educación presencial | Corresponsables.com Argentina
ISO 26000:
 Prácticas Justas de Operación
Grupos de interés:
 Tercer sector,  Mundo Académico
Sectores:
 Mundo académico,  Sector Sanitario

ODS4. UNICEF y UNESCO acompañan el regreso a clases en Argentina y piden generar las condiciones para sostener la educación presencial

La constitución de mesas de diálogo con los distintos actores resulta clave para hacer frente a sus preocupaciones y poder mantener las aulas abiertas, en las mejores condiciones posibles.

16-02-2021



UNICEF y UNESCO enfatizaron, en la reunión del Consejo Federal de Educación, la importancia de reabrir las escuelas en todas las provincias del país y generar las condiciones para mantener las clases presenciales durante el año, con las medidas de seguridad y cuidado necesarias, siempre que la situación epidemiológica lo permita, en el contexto de la pandemia por COVID-19. 

El Consejo Federal de Educación aprobó, por consenso de las 23 provincias del país y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las resoluciones 386 y 387 para el retorno seguro a las clases presenciales, con el apoyo de los organismos internacionales, sindicatos docentes y  el Consejo interuniversitario.  Las resoluciones establecen lineamientos básicos, tanto sanitarios como pedagógicos, para organizar el retorno a las escuelas de estudiantes y docentes de todo el país. En sus artículos más salientes, actualiza el protocolo sanitario y detalla nuevos criterios para organizar las actividades educativas posibles, en cada una de las escuelas, según sus características y riesgo epidemiológico, priorizando la presencialidad en todos los contextos del país. 

Las resoluciones aprobadas establecen tres modalidades de reapertura y regreso a clases: presenciales, no presenciales (solo en casos de requerimiento epidemiológico) y combinada (presencialidad e instancias no presenciales). En todos los casos se detallan medidas de higiene, sanitarias, distanciamiento y ventilación, organización de grupos escalonados, estrategias específicas para grupos de mayor riesgo, entre otras. Se crea, además, el Observatorio de Regreso Presencial a las Aulas para monitorear el proceso de reapertura y su sostenibilidad en el tiempo. Se determina un orden de prioridad para organizar el proceso de vacunación al personal de establecimientos educativos de todos los niveles y modalidades.  

El acuerdo federal alcanzado a partir de ambas resoluciones constituye una base fundamental para asegurar que 2021 sea un año prioritario en lo que refiere a educación. UNICEF y UNESCO celebran la aprobación de estos documentos y alientan a las jurisdicciones a acelerar y realizar todos los esfuerzos necesarios para lograr su pronta implementación en todos los contextos territoriales del país, acompañando la enorme tarea de los directivos y docentes en las escuelas.

Es muy necesario mantener este acuerdo político que reúne el apoyo de todas las provincias y de muchos actores de la comunidad educativa. En el contexto de la emergencia, el compromiso requerirá de un diálogo permanente con todos los actores de la comunidad. UNICEF cooperará con el Estado Argentino y las provincias en torno a las condiciones para abrir y sostener las clases presenciales durante 2021”, aseguró la Representante de UNICEF Argentina, Luisa Brumana, durante la reunión del Consejo Federal de Educación, encabezada por el presidente de la Nación, Alberto Fernández. 

”Es importante reconocer el esfuerzo mancomunado de las autoridades de Argentina a los diferentes niveles para comenzar la reapertura de escuelas. La vuelta a la escuela debe ser prioridad para todos y en especial para aquellos menos favorecidos y más vulnerables. La UNESCO está comprometida a apoyar a los países que lo requieran, en base a su experiencia técnica, a la evidencia con la que hoy contamos, y a la posibilidad de favorecer el intercambio con otros países que atraviesan similares circunstancias”, indicó Lidia Brito, Representante de la UNESCO en Argentina, luego de la reunión del Consejo Federal de Educación.

UNICEF y UNESCO reconocen los esfuerzos que se llevan adelante en las distintas jurisdicciones del país y señalan que para priorizar y sostener la educación presencial a lo largo del año es necesario avanzar en acciones estratégicas, multisectoriales, que aborden las necesidades integrales de niños, niñas y adolescentes, con especial énfasis en los contextos más vulnerables.  

Por un lado, es necesario que las provincias mantengan un proceso de diálogo abierto y de coordinación con todos los actores de la comunidad educativa, como son los distintos sectores de gobierno, los sindicatos docentes, las organizaciones que reúnen a las familias, y las organizaciones estudiantiles. La constitución de mesas de diálogo con los distintos actores resulta clave para hacer frente a sus preocupaciones y poder mantener las aulas abiertas, en las mejores condiciones posibles.

Además, resulta fundamental proteger el presupuesto educativo para garantizar los recursos necesarios, generar y mantener las condiciones de reapertura de las escuelas en forma segura. Su ejecución oportuna es determinante para garantizar la infraestructura, mantenimiento, medidas de higiene y acompañamiento a directivos y docentes. 

A su vez, la generación de evidencia en tiempo real es sustancial. Por un lado, para poder conocer cuáles serán los procesos que se llevan adelante en el país para el regreso a las clases presenciales, los avances en los objetivos planteados y las buenas prácticas y dificultades identificadas para garantizar el principio de equidad. Por el otro, para construir evidencia local sobre la situación sanitaria y de transmisión de COVID-19. En este sentido, UNICEF y UNESCO llevaron a la reunión del Consejo una propuesta de cooperación con Argentina y todos los estados subnacionales para apoyar el desarrollo del Observatorio Federal de regreso presencial a las aulas, como lo establece la Resolución recientemente aprobada, y el sistema de monitoreo epidemiológico que establezcan los ministerios de Salud y Educación.  

Finalmente, las organizaciones se comprometieron también a apoyar en el desarrollo de orientaciones pedagógicas para promover la puesta en marcha de modelos flexibles e innovadores que promuevan nuevas formas de organizar el trabajo escolar en las escuelas.