ODS3. Investigación muestra cómo el estigma y la discriminación impacta en las personas con VIH en Argentina | Corresponsables.com Argentina
ISO 26000:
 Derechos Humanos
Grupos de interés:
 Administraciones y Empresas Públicas
Sectores:
 Entidades No Lucrativas

ODS3. Investigación muestra cómo el estigma y la discriminación impacta en las personas con VIH en Argentina

Tras 40 años de su aparición y 20 años de la primera Declaración de Compromiso de la ONU sobre el VIH, el estigma y la discriminación hacia los portantes sigue siendo una gran barrera en la respuesta nacional al VIH en Argentina.

09-04-2021

El pasado 7 de abril La Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (RAJAP) junto con el Ministerio de Salud de la Nación y el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) presentaron el estudio del Índice de Estigma y Discriminación hacia las personas con VIH en la Argentina 2.0., el cual señala que el 16 % de la población encuestada refiere haber sido obligada a hacerse la prueba del VIH o a divulgar su estado serológico para aplicar a un trabajo u obtener un plan de pensión.  

En Argentina hay 136 mil personas con VIH, aunque un 17% de ellas lo desconoce, debido a los obstáculos impuestos por el estigma y la discriminación. Si bien en Argentina, hay más hombres con VIH que mujeres, sin embargo, son las mujeres con VIH las mayores víctimas de estigma, discriminación y violencia por razones de género. El estudio evidencia que las poblaciones con VIH más afectadas por el estigma, la discriminación y la violencia en todos los niveles son las mujeres trans (18%), las mujeres de pueblos originarios (54%) y las mujeres migrantes internas (48%).

A fin de resaltar la brecha de género, se ha desarrollado una sección específica dedicada al análisis sobre el impacto del Estigma y Discriminación en las mujeres con VIH.  Los prejuicios instalados en nuestra sociedad impactan particularmente sobre las mujeres jóvenes, reforzándose por su edad; en efecto, este es el grupo etario que más dudó en realizarse la prueba por temor a la opinión de otras personas en caso de tener un resultado positivo (55% de las jóvenes entrevistadas). 

“Sufrí violencia institucional cuando un cirujano me pidió carga viral para poder operarme”; “Vivo en una zona rural y cuesta asistir a centros de salud porque no se cumple la ley y se viola la confidencialidad”; “Yo no tendría problema en comunicar mi diagnóstico positivo, si no fuera porque percibo el nivel de desinformación que se maneja en la sociedad"; “Me enteré de mi diagnóstico durante mi primer embarazo y sentí que el personal médico fue hostil. No me asesoraron sobre tratamientos, me los impusieron y a la hora del parto me sentí obligada a tener cesárea”. Estos son tan sólo algunos de los testimonios que arroja el informe a partir de las experiencias narradas por las personas con VIH que participaron.

Si bien existe un marco legal que ampara los derechos de las personas con VIH, todavía 2 de cada 10 desconocen a lo largo de las encuestas que exista una Ley de SIDA (23.798) en la Argentina. La mitad de ellas considera que no se respeta la confidencialidad de su historia clínica y 8 de cada 10 personas con VIH tienen dificultades para hacer público su diagnóstico positivo.