Ser ecológico es un buen negocio: las empresas privadas se unen contra el cambio climático | Corresponsables.com Argentina
ISO 26000:
 Gobernanza
Grupos de interés:
 Grandes empresas

Ser ecológico es un buen negocio: las empresas privadas se unen contra el cambio climático

Al comienzo de la segunda semana de la COP24 en Katowice Polonia, varias compañías reconocidas a nivel mundial en diferentes sectores se comprometieron a encaminar sus esfuerzos hacia la lucha contra el cambio climático. También se presentó una recopilación de soluciones ecológicas y rentables que pueden ser aplicadas en el sector privado.

10-12-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



Las empresas ya no deben ser consideradas únicamente como culpables de las emisiones de gases de efecto invernadero, sino más bien como socios indispensables para la acción climática, que pueden aumentar sus ganancias si se "vuelven ecológicas". Ese es el mensaje clave al comienzo de la segunda semana de la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP24).

Durante años, sectores como la construcción, el transporte, la agricultura y la venta al por menor, han sido señalados por ser los principales contribuyentes a las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial y por colocar las ganancias por encima de la protección ambiental. Pero cada vez más, las nuevas tecnologías y modelos están transformando el sector privado para que los líderes empresariales ya no tengan que elegir entre ganar dinero y cuidar el planeta.

Este es uno de los temas clave que se discuten en la conferencia COP24, donde continúan las negociaciones sobre la implementación del acuerdo adoptado en París, en 2015, cuando 197 partes se comprometieron a tratar de limitar el calentamiento global a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales.

"Hacemos un llamado a todas las compañías en todos los sectores y regiones para que establezcan sus objetivos basados ​​en la ciencia a un nuevo nivel de ambición, uno que se alinee con el objetivo de 1,5 ° C", aseguró Lise Kingo, quien encabeza el Pacto Mundial de la ONU, una red de 9500 pequeñas y grandes empresas privadas que se han comprometido a invertir más en el desarrollo sostenible.

"Esta es la única manera en que podremos alcanzar la ambición del Acuerdo de París y los objetivos sostenibles de la ONU para 2030", aseguró durante una conferencia de prensa junto con los líderes de Maersk, la compañía naviera global danesa, así como con el gigante estadounidense de confitería Mars, y el conglomerado de gestión de desechos y agua con sede en Francia, Suez.

Según el Pacto Mundial, casi la mitad de la lista Fortune 500 de las principales corporaciones de Estados Unidos, han establecido objetivos claros de energía o metas de reducción de gases de efecto invernadero. Además, en 2016, 190 de esas empresas obtuvieron un ahorro total de 3700 millones de dólares gracias a sus medidas de reducción de emisiones.

Mil soluciones para proteger el planeta mientras se gana dinero

Para facilitar al sector privado la adopción de soluciones respetuosas con el medio ambiente y al mismo tiempo aumentar las ganancias, una ONG, la Fundación Solar Impulse, se ha esforzado por reunir 1000 soluciones que ya están en funcionamiento y evaluarlas por su impacto ambiental positivo y su rentabilidad.

"Aquí es donde puede hacer una gran diferencia para la protección del medio ambiente ... demostrar que es rentable, que las personas pueden crear empleos y ganar dinero con él", dijo el fundador de la fundación Bertrand Piccard, quien, en 2016, fue la primera persona en lograr un vuelo alrededor del mundo utilizando como combustible solo la energía solar.

Con el objetivo de “cerrar la brecha entre la ecología y la economía”, hace más de un año se lanzó la iniciativa de 1000 soluciones eficientes y, hasta el momento, más de 1500 empresas se han unido, con más de 600 proyectos en trámite. Actualmente, 58 soluciones ya han recibido la Etiqueta de Impulso Eficiencia Solar en sostenibilidad y rentabilidad.

"El punto que trato de señalar es que la mayor oportunidad financiera y de mercado industrial del siglo está en transformar los dispositivos, sistemas e infraestructuras antiguos que son ineficientes y contaminantes, en procesos industriales, y remplazarlos con dispositivos, eficientes, limpios y mucho más rentables”, dijo Piccard.

Con medidas que van desde hacer que los hogares sean neutrales en carbono, hasta el desarrollo de sistemas de refrigeración más limpios o la producción de acero inoxidable de manera más eficiente y económica, este emprendedor espera que la iniciativa ayude a argumentar que la acción climática puede ocurrir ahora y no debería tener que esperar hasta el 2050.

Piccard aseguró que esto es particularmente crítico para las comunidades más pobres y remotas de todo el mundo, que a menudo dependen de otros para sus fuentes de energía.

“Si lo hacen localmente con sol, con viento, con biomasa, con olas, con hidroelectricidad en un pequeño río, les permitiría desarrollar su riqueza, su estabilidad social y su paz. No tendrían que luchar por la energía, ya que la producirían ellos mismos ", explicó, aunque  reconoció que ese cambio requeriría una inversión inicial de una entidad externa dispuesta a compartir los beneficios con las comunidades.

"Hoy estamos viendo que las soluciones más rentables necesitan un poco más de inversión por adelantado, y luego, nos devuelven mucho más dinero", señaló. "Por ejemplo los autobuses eléctricos. Un autobús eléctrico es solo un poco más caro que comprar un autobús diesel, pero durante diez años, que es la vida útil habitual de un autobús, si es eléctrico, genera unos 400.000 dólares en ahorros".

El papel de las grandes marcas de ropa

Junto con el sector de la construcción, así como con los productores de energía de combustibles fósiles, la industria de la moda a menudo es criticada por el despilfarro, la contaminación y las prácticas altamente insostenibles.

Para corregir el rumbo, docenas de compañías líderes en la industria de la moda, incluyendo Adidas, Burberry, Esprit, Guess, Gap, Hugo Boss, H&M, Levi Strauss & Co., Puma, Inditex, que posee marcas como Zara y Bershka, así como el minorista Target, firmaron este lunes la Carta de la Industria de la Moda para la Acción Climática, bajo los auspicios de la secretaría de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, CMNUCC.

"La industria de la moda siempre tiene dos pasos por delante cuando se trata de definir la cultura mundial, por lo que me complace ver que ahora también lidera el camino en términos de acción climática", dijo la jefa de la CMNUCC, Patricia Espinosa.

El documento está abierto para que otros se unan y alineado con los objetivos del Acuerdo de París; presenta una visión para que la industria logre emisiones netas cero para el año 2050 y define los problemas que deben abordarse en cada paso del camino en la vida de los productos de moda.Entre ellos el uso de materiales ambientalmente sostenibles, el transporte bajo en carbono, la sensibilización de los consumidores, las soluciones a través de recursos y movilización política, y la experimentación de formas de ampliar la esperanza de vida de los productos de moda, así como las posibilidades de reciclaje.

“Felicito a los firmantes de esta importante carta, que representa un compromiso y una colaboración únicos de una variedad de líderes de la moda. La carta, al igual que las famosas pasarelas de moda del mundo, da un ejemplo que espero que otros sigan”, señaló Espinosa.