Más del 80% de la basura en las playas de la Costa son plásticos | Corresponsables.com Argentina
ISO 26000:
 Medio Ambiente
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  Tercer sector

Más del 80% de la basura en las playas de la Costa son plásticos

El dato fue arrojado en el último Censo de Basura Costera que realizó Fundación Vida Silvestre Argentina, junto a otras organizaciones. En este marco, desde SodaStream se suman a la campaña para reducir el consumo de plástico y disminuir el impacto que este material genera en el medio ambiente.

16-01-2019
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



En la Argentina, el consumo de plástico es alarmante y si solamente se consideran las botellas elaboradas en este material, se estima que por día se usan 45 millones de envases, aproximadamente. A su vez, toneladas de basura llegan al Mar Argentino a través del sistema de drenaje, ríos, el viento y lo que arrojan las personas en los ambientes costeros, por lo que el mar recoge todos estos residuos durante la marea alta y los transporta hacia sitios muy remotos. A esto, también hay que sumarle los depósitos ilegales o inadecuados de desechos domésticos e industriales, los contenedores de basura incorrectamente cerrados y el mal manejo de rellenos sanitarios, que magnifican el impacto ambiental de manera exponencial.

El último informe de Fundación Vida Silvestre Argentina, elaborado con la colaboración de diferentes ONGs de las principales ciudades costeras de la provincia de Buenos Aires, registró la situación en las playas, identificando qué tipo y qué cantidad de residuos afectan a las costas, para buscar soluciones. Los resultados recopilados durante el tercer Censo de Basura Costera 2018 arrojaron datos preocupantes: de los 46.673 residuos no orgánicos encontrados el 82% correspondió a residuos plásticos. Dentro de este 82%, los principales residuos detectados fueron: bolsas plásticas, colillas de cigarrillos, restos plásticos, restos de nylon, tapitas y botellas plásticas, entre otros.

El censo fue realizado en 813.554 metros cuadrados de playa en 16 localidades de la costa de la Provincia de Buenos Aires entre las que se encuentran Bahía Blanca, Claromecó, Mar del Plata, Necochea, Punta Lara, San Clemente, Santa Teresita, y Villa Gesell, entre otras.

Estos desechos tóxicos que tardan 450 años en descomponerse son ingeridos por aves marinas, peces y otros organismos, poniendo en peligro la vida de muchas especies y generando efectos nocivos severos sobre el medio ambiente, como el cambio climático. Es por esto que, desde SodaStream impulsan a la reducción a cero del uso y del consumo de este material, por lo que desarrollaron una máquina para hacer soda en casa que evita el uso de botellas descartables y promueve los envases reutilizables.

“Cada año se desechan 45 millones de botellas de plástico, billones de sorbetes, 16.000 millones de vasos desechables y 2.500 millones de recipientes de alimentos para un único uso. Y si bien la cantidad de plástico visible es preocupante e impacta directamente en el cambio climático, no es solo la basura de la superficie la única causa de alarma. El plástico se descompone en partículas microscópicas que son ingeridas por aves marinas, peces y otros animales que luego nosotros incorporamos a nuestra alimentación, por lo que la lucha contra este material debe incrementarse para evitar daños más profundos”, sostuvo Javier Calandrelli, Country Manager de SodaStream.

A nivel global, una investigación de la Universidad de Georgia (EEUU), la producción y consumo deliberado que se viene dando hace décadas provocó que desde 1950 hasta el 2015 se hayan generado 6300 millones de toneladas de basura plástica. De ese volumen, casi 5000 millones de toneladas de plásticos aún están en el ambiente, ya sea en predios de disposición final, espacios verdes, barrios, la playa o el mar. El 90,5% de los plásticos fabricados nunca se recicló, y sólo un 9% de toda la basura plástica que generamos ha sido reciclada. Con esta tasa de producción, de reciclado y descarte, se estiman que para 2050, cerca de 12.000 millones de toneladas de plásticos terminarán en los basureros o en el ambiente.

“El panorama es alarmante; pero las alternativas para evitar el uso de plástico desechable ya existen: materiales como el vidrio y el cartón son habituales. Y, si bien el reciclaje ha tomado cada vez más importancia, y se ha convertido en una especie de moda, esta iniciativa todavía no alcanza. Hoy se recicla sólo el 15% de todo el plástico del mundo, y de este porcentaje sólo se logra reducir en un 15% la huella de carbono. Por eso, la mejor opción para luchar con esta problemática es dejar de generar plástico descartable y optar por envases reutilizables que garanticen su uso por años. Siempre es bueno recordar que cada botella reutilizable equivale a 3.000 recipientes descartables que tardan más de cuatro siglos en descomponerse”, concluyó Javier Calandrelli de SodaStream.