Michael Burger dicta charla sobre riesgos y oportunidades que el cambio climático presenta para el mundo empresarial | Corresponsables.com Argentina
ISO 26000:
 Medio Ambiente

Michael Burger dicta charla sobre riesgos y oportunidades que el cambio climático presenta para el mundo empresarial

24-04-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Corresponsables Chile asistió a la charla “Climate Change Risks and Opportunities: What the Paris Agreement means for Business”, dictada por director el ejecutivo del Sabin Center for Climate Change Law de Columbia University, Michael Burger.

La charla se llevó a cabo el día 19 de abril en la sede de Columbia Global Centers en Santiago, Chile. El evento, al cual asistieron alrededor de 40 representantes de agencias gubernamentales y no gubernamentales, fue moderado por Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (ACERA).

Los principales puntos de discusión que emergieron durante la charla se describen a continuación.

CAMBIO CLIMATICO: UNA REALIDAD INNEGABLE

La evidencia científica sobre el cambio climático es contundente para determinar que el proceso existe y que se ha intensificado por razones antropogénicas. De acuerdo a datos expuestos por el académico estadounidense, existe una correlación directa entre el calentamiento global y el incremento de emisiones de CO2 en la atmósfera.

“El aumento de la temperatura global pasó de 0.1 grados Celsius en 1880 a 1.2 grados Celsius en 2016. Durante el mismo rango de tiempo, la concentración de CO2 en la atmósfera aumentó de 300 partes por millón (ppm) a más de 400 ppm, alcanzando el techo crítico de emisiones de CO2 a escala global. La temperatura del planeta seguirá aumentando si no se toman medidas de reducción y mitigación apropiadas”, señaló Michael Burger.

El aumento sostenido de la temperatura global, que se prevé que podría llegar a entre los 4.1 y 4.8 grados Celsius en los próximos 100 años, puede impactar negativamente en la estabilidad de los ecosistemas, el uso de terrenos cultivables, la disponibilidad de reservorios de agua y la ocurrencia de eventos naturales extremos.

“El derretimiento de glaciares, la degradación de los suelos y el proceso de desertificación son algunos de los fenómenos asociados al calentamiento global que afectan a la seguridad alimentaria, el acceso a los recursos hídricos y la reducción de la pobreza en diversas regiones del mundo”, sostuvo el director ejecutivo del Sabin Center for Climate Change Law.

LA IMPORTANCIA DEL ACUERDO DE PARÍS PARA GOBERNAR EL CAMBIO CLIMÁTICO A NIVEL GLOBAL

El Acuerdo de París es un instrumento internacional que fue adoptado en 2015 por la gran mayoría de los países miembros de Naciones Unidas.

El propósito del Acuerdo es impulsar medidas para reducir los niveles de emisión de gases de efecto invernadero a partir del año 2020. En particular, las principales metas que traza el Acuerdo de París son mantener los niveles de calentamiento global por debajo de los 2.0 grados Celsius y promover esfuerzos adicionales para que el aumento de la temperatura del planeta se mantenga en los 1.5 grados Celsius.

Con respecto a las metas que el Acuerdo de París promueve entre sus países signatarios, Michael Burger sostuvo que el instrumento “ecualiza mejor que su antecesor el lenguaje de compromisos en materia de reducción de emisiones de carbono entre países desarrollados y en vías de desarrollo”. No obstante, el académico recalcó que el Acuerdo sigue exhortando a los países con altos niveles de desarrollo e industrialización a cumplir un rol de liderazgo en la disminución de emisiones de CO2 a la atmósfera.

Por otra parte, Michael Burger señaló que el Acuerdo de París “busca cuidar que sus estándares internacionales de reducción, mitigación, adaptación y resiliencia al cambio climático no entren conflicto con las realidades nacionales de cada país”, entendiendo que los países cuentan con capacidades diferenciadas para implementar medidas que contribuyan a la protección del medioambiente y el control del calentamiento global.

FOTOGRAFÍA DE LOS COMPROMISOS NACIONALES PARA COMBATIR EL CALENTAMIENTO GLOBAL

En el marco de los objetivos centrales del Acuerdo de París, el director ejecutivo del Sabin Center for Climate Change Law exhibió un mapa que muestra el nivel de consistencia de los compromisos medioambientales de los países con mantener el calentamiento global por debajo de los 2.0 grados Celsius o alineado a los 1.5 grados Celsius.

Según la información disponible en el mapa, el contexto latinoamericano no es auspicioso. Mientras que México, Perú y Brasil presentan compromisos “insuficientes” para cumplir con los rangos y límites propuestos por el Acuerdo de París, Chile y Argentina muestran compromisos “altamente insuficientes” para mantener el calentamiento global entre los 2.0 y 1.5 grados Celsius.

Los países que dominan el volumen de emisiones de CO2 tampoco se encuentran en una posición favorable. Por ejemplo, Estados Unidos, país que ha puesto en jaque sus compromisos para implementar el Acuerdo de París a futuro, es clasificado dentro del grupo de países cuyos compromisos con “críticamente insuficientes” para controlar el calentamiento global. Otros países como Arabia Saudita, Rusia y Turquía también se encuentran dentro de dicha categoría.

Por su parte, al igual que Argentina y Chile, los casos de China, Canadá y Sudáfrica son asociados a la categoría “altamente insuficiente”. En el caso de Australia y la mayoría de los países de Europa, la medición incluye a estas naciones dentro de la categoría “insuficiente”.

Desde una mirada más positiva, países como Etiopía, Filipinas, India y Myanmar cuentan con compromisos contra el calentamiento global que se ajustan al límite lineal de 2.0 grados Celsius del Acuerdo de Copenhague de 2009. No obstante, las medidas de estos países no serian necesariamente suficientes para cumplir con los criterios del Acuerdo de París.

Según el estudio expuesto por Michael Burger, Marruecos es el único país del mundo que cuenta con políticas y medidas aptas para alcanzar el límite de 1.5 grados Celsius promovido por el Acuerdo de París. Sin embargo, para alcanzar este ratio, “se requiere el compromiso de la gran mayoría de los países y especialmente de aquellos que contaminan más”, puntualizó el académico.

ENERGÍAS LIMPIAS Y MOVILIDAD ELÉCTRICA: LLAVES PARA MITIGAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

Michael Burger subrayó que las energías limpias y los autos eléctricos están llamados a contribuir vigorosamente en la mitigación del cambio climático.

Con respecto a las energías limpias, Michael Burger dijo que “si bien la generación de energía hidroeléctrica va a seguir aumentando a nivel mundial en los próximos los años, la energía eólica y la energía solar experimentarán un aumento exponencial en las próximas décadas”.

Según cifras expuestas por el académico estadounidense, la energía eólica y la energía solar ocuparan alrededor del 20% y 10% de la tasa de consumo total de energías renovables al 2040. Para este mismo año, casi el 60% estará constituido de energía hidroeléctrica y el 10% restante de geotérmica y otras (por ejemplo, biomasa).

Sin embargo, Michael Burger sostuvo que el consumo de petróleo y gas natural a nivel mundial seguirá creciendo entre 2020 y 2040. Además, el consumo de carbón no disminuirá durante ese rango de años.

Está previsto que este mineral mantenga los niveles de consumo que se experimentan desde 2015 hasta la fecha.

CAMBIO CLIMÁTICO: RIESGOS Y OPORTUNIDADES PARA LOS NEGOCIOS

Finalmente, Michael Burger destacó que todo el escenario climático que atraviesa nuestra planeta supone riesgos y oportunidades para el sector empresarial especialmente el sector productivo.

El académico e investigador señaló que los principales riesgos para las empresas son de orden regulatorio, procesales, reputacionales, transicionales y climáticos.

Por ejemplo, con respecto a los riesgos de carácter regulatorio, Michael Burger sostuvo que las empresas han empezado a reportar problemas financieros y logísticos para cumplir con normas como el impuesto al carbón, los programas cap-and- trade, estándares de eficiencia energética o prohibiciones al uso de combustibles fósiles en las estrategias de negocio.

En torno a los riesgos transicionales y climáticos, los cuales forman parte de las actividades diarias de varias compañías ligadas al mundo de los recursos naturales, Michael Burger sostuvo que el cambio climático supone riesgos en la medida que las empresas “deben aprender a realinear sus estrategias de negocios debido a cambios en el medioambiente, la geografía, la fertilidad de los suelos y las necesidades de comunidades colindantes”, entre otros factores.

Por otra parte, el Académico e investigador señaló que el cambio climático puede generar otras oportunidades de negocios gracias a la emergencia de nuevos patrones de oferta y demanda en la economía.

Finalmente, sobre las oportunidades, Michael Burger sostuvo que las energías renovables, la eficiencian energética, los mecanismos de reducción de CO2 “REDD+” y el financiamiento verde, son algunas de las llaves para implementar el Acuerdo de París de manera oportuna y con una mirada al largo plazo.

-- -- -- -- -- -- -- -
Si quieres conocer más sobre los estudios y actividades que desarrolla el Sabin Center for Climate Change Law, por favor accede a este link.

Presiona aquí si quieres averiguar sobre más eventos y actividades organizadas por la red del Columbia Global Centers en Chile y alrededor del mundo.