Estudio BID señala que la inteligencia artificial trae amplios beneficios a América Latina y el Caribe | Corresponsables.com Argentina
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  PYMES,  Administraciones y Empresas Públicas

Estudio BID señala que la inteligencia artificial trae amplios beneficios a América Latina y el Caribe

Estudio también urge a gobiernos a anticipar las consecuencias de la inteligencia artificial en los mercados laborales, con casi un 40 por ciento de empleos desplazados

10-09-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



La inteligencia artificial puede facilitar las negociaciones comerciales y agregar un punto de crecimiento económico adicional a las economías de América Latina y el Caribe, según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), elaborado por su Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL).

Casi la mitad de ese aumento se generaría por mejoras de la productividad, al permitir a los trabajadores dedicarse más a tareas en que aportan más valor agregado, según Algoritmolandia: Inteligencia Artificial para una Integración Predictiva e Inclusiva de América Latina . El informe, que contó con insumos de 40 expertos en el tema, también advierte que la irrupción de la inteligencia artificial traerá importantes retos éticos y en el mercado del empleo.

 

 
“La inteligencia artificial es más que una nueva ola de tecnología”, dice Gustavo Beliz, el director del INTAL. “Es un híbrido único de capital y trabajo, que crea una fuerza productiva completamente novedosa, capaz de auto-enseñarse. Es urgente incorporar estas nuevas tecnologías a nuestra matriz productiva y a nuestra canasta exportadora para no quedar rezagados con respecto a las economías más desarrolladas”.

El informe proyecta que la inteligencia artificial puede generar “una nueva tecno-diplomacia comercial” que facilite las negociaciones comerciales y profundice las cadenas de valor, al poder analizar enormes flujos de datos de intercambio comercial, de posiciones arancelarias, de normas técnicas y sanitarias, de evaluaciones de impacto, de reglas de origen y estimaciones de factibilidad. La inteligencia artificial puede impulsar negociaciones que requieren el consenso de varios países al volverlas más ágiles y eficientes.

La inteligencia artificial facilita la construcción de escenarios más sofisticados de integración regional predictiva, a través de herramientas analíticas anticipatorias. Un ejercicio de eficiencia comparada muestra que los modelos de inteligencia artificial otorgan mejoras de hasta 300 por ciento en la capacidad predictiva frente a modelos econométricos tradicionales.

En finanzas y mercados de capitales, los algoritmos predicen con 95% de eficacia el perfil de riesgo del inversor.

La infraestructura que incorpora la inteligencia artificial puede ayudar a la región a cerrar sus brechas de conectividad física. La inteligencia artificial puede asignar en tiempo real el espacio portuario a contenedores para optimizar el manejo de inventarios mediante sensores e internet de las cosas. En energía, puede ahorrarse hasta el 10% del consumo con la aplicación de grillas que adaptan demanda y oferta energética de forma automática.

En salud, diagnósticos de enfermedades con reconocimiento de imágenes tienen una precisión de 96%. En educación, la inteligencia artificial permite reducir 40% el costo de reforzamiento escolar e incrementa 15% la tasa de éxito en exámenes escolares a partir de enseñanza personalizada.  

Consecuencias para el empleo

La inteligencia artificial trae importantes retos políticos y éticos. Las mediciones del riesgo de pérdida de trabajo en cada país como consecuencia de la automatización fluctúan entre el 10 por ciento y 65 por ciento. Algoritmolandia presenta una nueva forma de medir ese riesgo, que tiene en cuenta indicadores como el nivel educativo, la estructura productiva, y la proporción de robots por obrero industrial, entre otros.

Los países de América Latina se ubican entre 36 por ciento y 43 por ciento de los empleos perdidos por inteligencia artificial, un valor intermedio entre los pronósticos más utópicos y los más pesimistas. Los países con menor PIB per cápita y mayor desigualdad tienen un mayor riesgo de perder puestos de trabajo a la inteligencia artificial, señala el informe.

 

“Para los gobiernos, es esencial diseñar políticas públicas y planes estratégicos de inteligencia artificial, para manejar con cuidado la transición tecnológica de trabajadores desplazados hacia nuevos empleos”, dice Gustavo Beliz, del INTAL. “Y una ‘rebelión’ de la inteligencia artificial puede sonar como algo alejado, de la ciencia ficción, pero necesitamos anticipar los riesgos éticos del manejo, análisis y producción de datos. La inteligencia artificial nos puede traer prosperidad, pero tenemos que asegurarnos que lo haga de forma inclusiva y segura”.